Hijo, ¿no había otro momento mejor para nacer?

Pues ya tenemos aquí al pequeño de la familia, un ratoncito que ha llegado antes de tiempo y nos ha pillado hasta con la cuna sin montar, con la cuna sin montar y sin nadie a quien echar mano para quedarse con el fiera.....

La abuela iba a venir unos días antes de la fecha probable de parto para que, cuando llegase el momento, el fiera se quedase con ella y papá pudiera venir al hospital y estar en el parto.
Vivimos a 600 km del familiar más cercano así que imaginad mi careto cuando casi a las 8 de la tarde me dijeron en el hospital que me quedaba ingresada: yo que le había pedido a papá que me acercase a urgencias y le había mandado para casa segura de que un rato después iría yo..... Pues por lista allí me quedé, solica en el paritorio racaneando la batería del móvil y rogando a los médicos que no cumpliesen sus amenazas de acelerarme el parto.

Al final todo salió estupendamente, aunque apuntaba al desastre más absoluto. La abuela llegó a las 1:30 a casa y relevó a papá que pudo llegar al paritorio antes de que naciese el ratoncito porque, menos mal, al final desistieron en la idea de acelerarme el parto. La cuna, que habíamos comprado dos semanas antes, estaba montada cuando volvimos del hospital, la ropa la acababa de lavar esa misma semana, por los pelos, y los pañales los compramos camino a casa cuando nos dieron el alta.

Si es que al final las cosas acaban saliendo, de una manera u otra pero acaban saliendo.

1 comentario:

  1. Me alegro de que todo haya salido bien!
    Y ole por ese superpapi y esa superabue por dejar las cosas listas para cuando llegaras a casa! Cuando tenga otro bebé, te lo contrato, que con el mío no se puede contar.
    Un beso muy, muy gordo y achucha a fiera y a ratoncito de mi parte :)

    ResponderEliminar